viernes, 11 de septiembre de 2009


- Vamos, dígalo.
- Usted no la merece.
- Es cierto, lo sé. Pero la necesito, y nunca necesité nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada